martes, 4 de noviembre de 2008

LEER PARA CRECER


Borges dijo alguna vez que "un libro es cosa entre las cosas", un objeto en un estante, algo que solo se convierte en lectura cuando un lector, lo selecciona, lo abre, lo lee, lo elige, lo posee y finalmente se entrega totalmente a su lectura y hace volar su imaginación.

Cuando ese enamoramiento se produce, justo en ese instante en que, como dice Sartre, "el texto encuentra a su lector".